Malasia, el tigre de bengala

Las Torres Petronas, Kuala Lumpur, Malasia, ©evaespinet

Para los que no conozcáis Malasia, quizás os suene más cuando mencione que era la tierra del aguerrido

Sandokan, pirata protagonista de una serie que se hizo famosa en los 80… Si eso no os ayuda, os puedo decir de este país, ubicado en el Sudeste Asiático, es un auténtico paraíso.

Parajes salvajes con flora y fauna únicas en el mundo, playas prístinas, ciudades cosmopolitas que abrazan una sociedad multiétnica, gente amable y respetuosa con las diferentes culturas que la habitan (malayos, hindúes, chinos, anglosajones…) y un clima tropical que invitan a vivir una gran experiencia.

Malasia, un cruce de culturas

Malasia limita al norte con Tailandia y al sur con Singapur. Antigua colonia británica, hoy Kuala Lumpur es la capital y Putrajaya, sede de su gobierno. Para que os hagáis una idea de su dimensión, este país asiático tiene una extensión de 329.847 km² (España, 505.992 km²) y una población de unos 27 millones de habitantes (España, casi 47 millones).  El malayo y el Islam son respectivamente la lengua y la religión oficial. Además se habla inglés, chino y tamil.

KL Town, Malasia, ©evaespinetKuala Lumpur es una gran urbe, dinámica, mestiza, excitante. Esta metrópoli cosmopolita y mestiza nos da la bienvenida con un calor sofocante y una humedad que casi se mastica en el aire. Una sensación térmica que me sugiere la imagen de una cocina en plena ebullición; si sales al exterior, es como introducirte en un horno; si entras en cualquier espacio, es como hacerlo en un cámara frigorífica.

Nos refugiamos en Bird Park, un remanso de paz que humaniza el caos de carreteras y rascacielos que imperan en esta urbe. Contemplamos las célebres Torres Petronas que se levantan con poderío férreo dominando con su presencia las miradas de los foráneos; comemos en Chinatown, donde se agolpan bazares y restaurantes con todas las especialidades culinarias inimaginables; aspiramos los aromas a pan naan recién hecho, a curris, a cilantro, a lechal en la auténtica Little India, invadidas por un intenso arco íris de saris y pequeños edificios de cuño hindú que sobreviven a la invasión de enormes edificios de oficinas.

Lujo en KL, Malasia, ©evaespinet

Nos movemos en monorail. Son dos las sensaciones al ir en él: una, lo dejas todo atrás; dos, si diriges la mirada hacia el suelo, te das cuenta de que viajas suspendido en el aire. Como la vida misma…

Tras la frenética Kuala Lumpur, teníamos claro que queríamos visitar la jungla de Sabah, en Borneo, y saltar de isla en isla: desde las paradisíacas Pulau Perentian, a Penang –la cocina de Malasia-, y Langkawi. Para postre, la fascinante Singapur, a la que siempre estoy dispuesta a volver.

Monzón en la jungla. Todo parece despertar del letargo y los sonidos se hacen agudos, vitales. La fuerza de la lluvia descarga nuevas energías que fluyen poderosas en el aire. Un minino busca protección bajo los pies de su amo, y la nuestra está bajo un tejado abierto a la naturaleza más salvaje. Todo resbala bajo la corriente. La vida fluye. Sin más.

Penang, Gastronomía & Street Art

Georgetown, la capital de la isla de Penang, situada en el Golfo de Tailandia al este del país, está considerada por la UNESCO como Ciudad de Herencia Mundial.

Esta urbe costera es un festival de arte y cultura en sí misma. Es también conocida por el paraíso de la comida, por sus deliciosos y asequibles platos, por sus carritos de exóticos caprichos culinarios que te abren el apetito sin quererlo ¡Un disfrute para los sentidos!

Mientras disfrutas del sabor de esta tierra, deja que tu vista se pierda por sus animadas callejuelas convertidas en street art, una en cada esquina, con encantadores cafés, pequeñas galerías de arte y tiendas artesanales donde ver in situ a los artistas locales plasmar su arte en telas, lienzos, papel o en una pared abandonada.

Cabañas en la playa, Langkawi, Malasia, ©evaespinetPero, además, Georgetown goza de un clima veraniego durante todo el año, escasa lluvia y con la influencia del mar que suaviza las temperaturas, que invita a holgazanear bajo un palmeral en su playas a lo largo de la zona de Feringgi y Tanjung Bungah. Toda una tentación para sustituir a la electrizante y agitada KL por este pequeño paraíso.

Langkawi, un paraíso de playas

En nuestra tercera semana hemos llegado a Langkawi, famosa por sus playas y su jungla. El lugar donde estamos me impone lanzarme al teclado mientras ahuyento algún que otro mosquito que el atardecer y la luz que desprende mi tableta los atrae como si de una luciérnaga se tratara.

El lugar donde nos hospedamos, Pondok Keladi, inspiran a soñar. Un pequeño complejo de cabañas inmersas en la jungla, un retiro espiritual con un jardín tropical donde brotan con intensidad todo tipo de palmeras y flores, cerca del mar. Un recinto abierto para no más de 6 parejas sin niños.

Pasamos parte de los días acompañadas por los anfitriones, Rosidi y Marc, una encantadora pareja, siempre atentos, para que te sientas como en casa. Lo consiguen. Nos sentimos en el paraíso.

Sensaciones de una noche malasia

El atardecer supone el despertar para muchos. Cielo cerrado en el espesor de la selva. Se escucha el graznar de algún pájaro embravecido, el intenso frota, frota de las cigarras sin orden ni concierto, croan las ranas de puro frenesí mientras juguetean en los charcos residuo de la tormenta, los movimientos juguetones de los simios saltando de rama en rama, de pronto se escucha en la lejanía unos cuantos petardos  y cohetes que me recuerdan a las verbenas de junio en Barcelona que anuncian la llegada del solsticio de verano y que aquí celebran la caída de la tarde y el final del Ramadán por hoy.Orangutanes, jungla, Malasia, ©evaespinet

Se escucha con intensidad la llamada a la oración del Ramadán (me llega el recuerdo de una inacabada “Homeland”). El canto, intenso y vibrante, exacerba todos los sonidos de la jungla, las palmeras toman vida con el balanceo juguetón de los simios que nos espían desde sus lianas… Lejos de la mancha está Quijote…

Si te ha gustado este artículo, te invito a leer “Días de Asia” un relato corto inspirado en el viaje que recorrí por el Sudeste Asiático durante 6 meses, que me llevó a recorrer Tailandia, Myanmar, Laos, Camboya, además de Malasia y que ha recibido el Premio Accésit “VI Premio Internacional Relatos Mujeres Viajeras 2014″ y se ha publicado en un libro.

Más info sobre Malasia

http://www.viajarporasia.com.es/category/malasia

Air Asia

¡Buen viaje!

 

The following two tabs change content below.
Antropóloga, Periodista y Publicista de formación. Free Lance en Comunicación Corporativa 2.0 (www.evaespinet.es). Especialista en Creación de Contenidos (Publicidad, Prensa, Audiovisual & Redes Sociales). Una apasionada trotamundos, amante de la fotografía, la cultura, el cine y la gastronomía.

Latest posts by Eva Espinet (see all)

Compártelo si te gusta-Share this: