Estambul, un viaje entre dos mundos

Estambul, la puerta que se abre a Asia

Recuerdo la primera vez que desperté en Estambul. Estábamos en pleno verano y cuando subí a la azotea del hotel, donde estaba alojada, me quedé sin aliento. Frente a mí la inmensidad del Bósforo, la imponente silueta de la Mezquita Azul y la bellísima Basílica de Santa Sofía. Saboreaba mi desayuno turco al tiempo que escuchaba atenta la electrizante llamada a la oración del muhecín, que invadía el corazón histórico de la ciudad, Sultanahmet, vibrando entre los insistentes graznidos de las gaviotas, que sobrevolaban los barcos a punto de arribar a puerto con la pesca del día. Contemplar aquel amanecer era todo un espectáculo para los sentidos.

Un día de pesca frente a la Torre Galatea

Un día de pesca en el puente de Gálata. @evaespinet

Estambul despierta vibrante, bulliciosa, jovial. El olor dulzón a especias, cítricos y flores comienza a inundar sus calles, mientras un sol incipiente deja su estela dorada entre los edificios otomanos. Estoy viviendo mi propio viaje del Orient Express.

Para los que no habéis salido de Europa y queréis hacer un viaje iniciático a Oriente, Estambul es vuestra primera parada, la puerta que se abre a Asia. Y ésta es la peculiaridad de esta gran urbe de más de quince millones de habitantes, que se mueve entre el viejo y el nuevo mundo, entre Europa y Asia. Es la unión de tres ciudades y navega entre tres mares -el Bósforo, el Mármara y el mar Negro-. Minaretes, mezquitas, bazares, cúpulas y palacios despuntan en un abigarrado mapa de más de 2.500 años, que fue capital de los imperios romano, bizantino y otomano. Punto de inicio de la ruta de la seda, reino de emperadores y sultanes.  Mucho que ver y sentir.

Estambul occidental copia

La Mezquita Azul desde el Bósforo. @evaespinet

Estambul es vibrante y única

Cosmopolita, tradicional, vanguardista, Estambul te muestra sus mil caras. Puedes recorrerla en un fin de semana o en una semana, no te la acabarás. Estambul hay que vivirla con intensidad, caminándola o navegando en alguno de los ferries que recorren el Bósforo para contemplar las dos orillas, la europea y la asiática, que ofrecen un panorama espectacular.

IMG_0588 copia

La Mezquita Azul. @evaespinet

Visitar el Palacio de Topkapi, el Hipódromo, la Cisterna Basílica y cruzando el Puente de Gálata, llegaremos a la Torre de Gálata, la comercial calle Istiklal y la popular Plaza de Taxim. 

Estambul, capital de la gastronomía turca

IMG_0566 copia

Delicias turcas en el Gran Baazar. @evaespinet

Disfrutar de sus delicias turcas en sus viejos cafés, tabernas o terrazas con imponentes vistas sobre Estambul. Desde los deliciosos mezes -aperitivos-, el pescado recién capturado a la parrilla, pasando por sus famosos kebaps, las pizzas turcas o sus deliciosos güveç -guisos- para acabar con sus extraordinarios baklavas, dulces elaborados con diversas pastas, rellenos de frutos secos y bañados con siropes, acompañados siempre de un Raki, el licor turco por excelencia.

fumando copia

Fumando la pipa de agua en un viejo café. @evaespinet

Saborear el intenso café turco mientras se exhala el aroma a manzana o a hierbabuena que llega de las pipas fumadas ávidamente por los turcos. Entrar en el juego del regateo, que tiene sus reglas, mientras nos reciben con un té de menta que no se debe rechazar en el Gran Bazaar – un laberinto de 4.399 tiendas– o en el Bazar de las Especias.

Más alfombras copia

Regateando por una alfombra en el Gran Bazaar. @evaespinet

Mi última parada, tras patear la bellísima Estambul, está sin duda en sus celebres baños turcos. Nunca olvidaré el vigoroso masaje que me dio una robusta turca en el hararet, una enorme losa de piedra, mientras me enjabonaba cada rincón de mi castigado cuerpo. Yo lo llamo “masaje a la piedra”. Eso si, lo disfruté como nunca y quedé como “nueva”. Sucedió en los Baños de Cagaloglu, construido en 1741 por orden del sultán Mahmut I, es el baño turco más pequeño pero también el más suntuoso de Estambul. ¡Merece una obligada visita! 

IMG_0460 copia

Arquitectura Otomana. @evaespinet

Un consejo de viajera: si queréis ahorraros las espectaculares colas en el aeropuerto para adquirir el visado (20$), os recomiendo que los solicitéis en Internet antes de viajar. Aquí lo compras online.

Mercado en Estambul copia

Momento de relax en el mercado. @evaespinet

Ah! Y recordad,  Estambul es la primera parada de un viaje extraordinario por Turquía.

¡Buen viaje!

The following two tabs change content below.
Antropóloga, Periodista y Publicista de formación. Free Lance en Comunicación Corporativa 2.0 (www.evaespinet.es). Especialista en Creación de Contenidos (Publicidad, Prensa, Audiovisual & Redes Sociales). Una apasionada trotamundos, amante de la fotografía, la cultura, el cine y la gastronomía.

Latest posts by Eva Espinet (see all)

Compártelo si te gusta-Share this: