Barcelona desde El Turó de la Rovira y unas bravas top 10

 

BarcelonadesdeTurodelaRovira.jpgBarcelona a vista de pájaro desde El Turó de la Rovira

Cuando llegan estos días en los que Barcelona amanece de intenso azul y el sol comienza a acariciar nuestros cuerpos, la ciudad invita a ser paseada y explorada.

Os propongo llegar a un mirador de la ciudad que nos descubre una panorámica espectacular de Barcelona, El Turó de la Rovira. Desde su cima, en un día nítido, se pueden avistar los aviones atravesar la costa y aterrizar en el aeropuerto, a los barcos navieros faenar en el puerto o alcanzar con la vista el Montseny nevado. El Turó de la Rovira es hoy un espacio patrimonial donde se conservan los restos de una batería antiaérea construida durante la Guerra Civil española como defensa de los ataques de la aviación fascista a la ciudad.

CasitasTurodelaRoviraBarcelona.jpg

Casitas en la ladera del Monte Carmelo de Barcelona

Tras la guerra, los restos de la batería antiaérea del Turó de la Rovira se aprovecharon para construir el barrio de los Cañones, junto a las barracas que en los 70 poblaron el Carmelo, hoy desaparecidas. Pero la historia de este peñasco llega hasta los íberos que se asentaron para resguardarse de sus enemigos. Hoy se puede pasear por sus caminos de tierra, entre pinares, algarrobos y almendros que ocultan casas con jardines donde la burguesía catalana pasaba el verano antes de la guerra.

TorreAgbardesdeTurodelaRovira.jpg

La Torre Agbar de Barcelona desde el Turó de la Rovira

Turó de la Rovira

C/ Marià Labèrnia s/n

08032 Barcelona

Bus: 119, V17

Degustar unas bravas del 10 en El Turó de la Rovira

Después de deleitarnos con la vista y llenar los pulmones con aire fresco, hay que dar al gusto al paladar.

Patatas bravas Las Delicias.jpg

Las célebres patatas bravas del bar Las Delicias

A 10 minutos del Turó de la Rovira, descendiendo por sus calles empinadas y sus casitas excavadas en la propia montaña, en dirección al barrio del Carmelo, se encuentra el bar Las Delicias, donde los locales se sientan en una improvisada terraza con vistas al Parque del Guinardó –otro pulmón verde de Barcelona sólo visitado por sus vecinos y que bien merece un paseo-. Todo gira en torno a un vermut que aquí nunca ha vivido de las modas, sino de ahogar las penas de un barrio obrero y muy trabajador, entre cañas, boquerones en vinagre, calamarcitos fritos, ensalada rusa y unas patatas bravas dignas de mención, aderezadas con un generoso alioli acompañado de salsa romesco picante, de las mejores que he probado en Barcelona. ¡Todo está para mojar pan!

Bar Las Delicias

C/ Mülberg, 1

(Carretera del Carmel)

Horta-Guinardó

Desde El Turó de la Rovira al Park Güell

ParkGüellBarcelona.jpgLleno el estómago, desde este punto se puede hacer una bonita excursión hasta el Park Güell, en la vertiente meridional del monte Carmelo, donde Antonio Gaudí encontró su mejor inspiración en las formas orgánicas de la naturaleza. Ahora, la buena noticia que nos trae el Ayuntamiento de Barcelona, con #barcelovers, es que los barceloneses podremos volver a visitar el parque libremente, como antaño. Dejemos a los turistas que paguen para que se pueda conservar como se merece este espacio natural y arquitectónico, declarado “Patrimonio de la Humanidad” por la Unesco.

Más información: http://lameva.barcelona.cat/barcelovers/es 

barcelovers.jpg

The following two tabs change content below.
Antropóloga, Periodista y Publicista de formación. Free Lance en Comunicación Corporativa 2.0 (www.evaespinet.es). Especialista en Creación de Contenidos (Publicidad, Prensa, Audiovisual & Redes Sociales). Una apasionada trotamundos, amante de la fotografía, la cultura, el cine y la gastronomía.

Latest posts by Eva Espinet (see all)

Compártelo si te gusta-Share this:
2 Comments
    • ¡Me alegro que te guste Marta!
      La verdad es que una zona de Barcelona poco conocida por los barceloneses, pero que merece mucho la pena. ¡Si que eres una afortunada!
      Saludos

Comments are closed.