Borneo, explorando la jungla

Jungla de Borneo, Sandakan, Borneo, ©evaespinet

 Viajar a la isla de Borneo es de por sí una experiencia inolvidable, donde todavía hoy puedes experimentar el contacto con una de las selvas más primitivas del mundo y descubrir a los monos narigudos o proboscis, los gorilas o las tortugas verdes, en peligro de extinción y que no los verás en ningún otro lugar del mundo.

Borneo, aventura en la isla de Sandokán

El momento en el que organizaba el viaje desde Barcelona, y después de un duro año de trabajo, reveses y cambios intensos, el cuerpo me pide algo más que sentarme en una lancha y observar a través de la lente fotográfica la flora y fauna de Malasia. No me cuesta encontrar lo que busco en esa caja de Pandora que es Internet. Uncle Tan, un campamento muy básico, para viajeros sin manías y con ganas de vivir la jungla de Borneo sin remilgos.

Navegando por el Kinabatangan, Sandakan, Borneo, ©evaespinet

Para llegar hasta nuestro destino volamos desde la capital malaya de la isla de Borneo, Sabah. De ahí, nos dirigimos a Kota Kinabalu, después a la ciudad de Sandakan (con “a”, pues con “o” sólo es el pirata Sandokan que se inspiró en esta ciudad para hacer célebres sus aventuras en el mar de Célebes o Silawesi).

Nada más aterrizar tomamos un taxi que nos lleva al Km. 16, Gum Gum (suena a chiste o a chicle, pero éste es el nombre del poblado) donde tiene su base logística Uncle Tan. Desde aquí, un malasio se presta a llevarnos en coche hasta el río Kinabatangan.

Lagarto monitor, Borneo, Malasia, ©evaespinet

Una vez arribamos al río, tenemos la primera oportunidad de realizar un safari que no nos decepciona: águilas, lagartos monitor, cocodrilos, orangutanes, macacos, se iban cruzando en nuestro camino, mientras el sol inicia su lenta caída y las sombras de las palmeras se confunden con la frondosidad de la jungla.

Una hora más tarde alcanzamos la orilla donde iniciamos una caminata hacia el interior de la jungla. Los macacos con sus grititos histéricos parecen conducirnos entre un silencio casi sobrecogedor. La humedad y el calor sofocante no dan tregua. Tras quince minutos de marcha por una pista de fango, aparece frente a nosotros una tosca pasarela de madera y a cada lado una hilera de cabañas con rejas como paredes. Hemos llegado a Uncle Tan, en las profundidades de Borneo. La auténtica jungla del temido Sandokán.

Campamento Uncle Tan, isla de Borneo, ©evaespinet

Nos da la bienvenida Eugene, un joven malasio que, como el resto de los que trabajan en Uncle Tan, es mitad atleta, mitad biólogo, características fundamentales para guiarnos por este inhóspito territorio.

Durante nuestra estancia de cuatro días todo el equipo muestra siempre su mejor sonrisa, a pesar de las condiciones en las que trabajan.

Campamento Uncle Tan, Sandakan, Borneo, ©evaespinet

Llegada la noche, los chicos nos prepararan una deliciosa cena a base de especialidades de la región que devoramos, sin pensar por un momento en qué ingredientes forman parte de cada plato. La deliciosa sopa de cerdo salvaje con curry rojo y chiles nos pasa a todos factura. Al siguiente día, casi todos padecemos la consabida diarrea del viajero, nada grave, aunque vemos a más de uno trasladado fuera del campamento, suponemos que a un hospital cercano.

La cena o el desayuno es una ocasión para conocer a tus compañeros venidos de todos los rincones del mundo, aunque pronto nos dividen en pequeños grupos, el nuestro fue bautizado como “los lagartos”: dos australianos, un alemán, una bielorrusa superviviente de Chernobil, un sueco con una rubia demasiado joven para ser su novia, dos belgas y nosotras, las dos únicas españolas…

Detalle de mil pié, jungla de Borneo, Malasia, ©evaespinet

Poco a poco fuimos conociendo las pocas comodidades con las que íbamos a contar: la electricidad se produce por un generador que se pone en marcha al caer el sol y se apaga a las doce de la noche. Es decir, duchas de agua fría y mucha linterna. De todas formas, era mejor no contar con mucha luz, pues ésta atraía a todo tipo de insectos y bichos sin nombre conocido.

Tras una copiosa cena y una barra libre de refrescos y cervezas, “la visita al señor Roca” fue otra experiencia que ayudó a olvidar pronto las manías más intimas de uno: una pasarela hacia el interior de la jungla conduce a unos cubículos de madera en los que asoma un agujero oscuro que invita a no demorarse. Fuera, un depósito de agua del río sirve para llenar los cubos que había que depositar tras la visita y para lavarte la cara, los dientes o darte una improvisada ducha con la ayuda de un barreño.

¡Bienvenidos a la selva!

Raíces de la selva, Borneo, Malasia, ©evaespinet

No tardamos en acostarnos; en las cabañas tres finos colchones apilados y una mosquitera como único mobiliario, las pertenencias de uno en el suelo y un candado para cerrar la reja y evitar que los macacos nos roben, el máximo lujo con el que contamos.

Sumergida en la más negra de las noches, sin luna, farolas, o linternas que alumbrarnos, caigo en un sueño profundo y necesariamente reparador.

Safarío por el río, jungla de Borneo, ©evaespinet

Safari por el río Kinabatangan

Llega la mañana siguiente en la que a modo de despertador, un grito estentóreo nos indica que son las 4 de la mañana, tiempo para el primer safari por el río.

Nos levantamos con esa sensación de no saber muy bien dónde nos hallamos hasta que vemos a través de la reja a un numeroso grupo de macacos observándonos desde los árboles, a pocos metros de distancia. Pronto podemos comprobar, por algunas voces, que algunos no habían hecho uso de los candados: cremas, relojes, galletas o linternas han volado. ¡Los macacos se ríen de nosotros desde las lianas! Ahora entendemos el porqué de las jaulas. La novatada del campamento está servida.

Monos en la jungla de Borneo, ©evaespinet

Tras un té caliente y un par de galletas nos embarcamos en las lanchas. Descubrimos el despertar de la selva en todo su esplendor, con las brumas flotando sobre el agua caqui.

El sol hace su aparición y los animales se despejan lentamente, se acicalan entre ellos e inician la búsqueda del primer alimento del día. Es el momento de descubrir a los cocodrilos en la orillas, el levantar del vuelo de las aves o de las mamás gorilas dando de mamar a sus crías.

El guía nos muestra las especies agazapadas tras el follaje,  sus movimientos, parando la lancha y dejándonos en el más profundo silencio. Es como estar en el centro de un zoo sin vayas, ni jaulas, ni vigilantes y con los animales en su naturaleza, sin asustarse ante la visión de unos humanos…

Tarántulas en la jungla de Borneo, ©evaespinet

Volvemos al campamento para desayunar. Café, tostadas y tortitas con miel en la cabaña central, donde además del comedor abierto al jardín, hay una sala de estar, una mesa de billar y un futbolín. Aquí no hay tv, periódicos, radio de móvil, ni música, tampoco se necesita. Sólo el ambiente de la jungla que lo invade todo, nada que nos conecte con esa realidad que vivimos el resto del año.

De la nada aparece paseando un lagarto monitor de 2 metros de longitud. Segundos después llegan atraídos por el olor de las viandas los macacos que no desaprovechan cualquier descuido para robarte una tostada o una galleta. Saltan, aullan y con sus grititos parecen reírse de nosotros. Eugene nos presenta a un cerdo salvaje que también campa a su aire.

Jabalí salvaje, Borneo, ©evaespinet

Safari nocturno por la selva

Tras un rato de relax en las hamacas, nos cambiamos de ropa; pantalón y camisa de manga larga para evitar picaduras y arañazos, unas botas de agua como el mejor aliado para andar por el fango y un baño de loción anti-mosquitos…

Llega la exploración nocturna de la jungla y gracias a la agudeza visual de nuestro guía, podemos ver a todos aquellos seres que se mímetizan con la naturaleza o se esconden tras ella: ranitas del tamaño de un pulgar o con la piel de una roca, mariposas gigantes, aves, arañas, tarántulas, lagartos, escarabajos, monos, gorilas, seres de todos los colores y formas, mimetizados en la noche con los troncos, tierra, hojas, etc.

Ocio en el campamento de Uncle Tan, jungla de Borneo, ©evaespinet

Por la tarde y tras una larga siesta, se juega un partido de boley. Volvemos al río para ver la caída del sol, momento en el que la fauna sale de nuevo entre las sombras para buscar la cena.

Más tarde, durante la cena, otra vez exquisita -a pesar de que nuestras tripas ya claman dieta, aparece en la cocina una serpiente pitón que fue el espectáculo de la noche y seguramente el animal más fotografiado del día. Una situación curiosa que contrastó con un momento durante el trekking nocturno por la selva que siguió a la cena, cuando en medio de una negra oscuridad en la que no sabes qué te vas a encontrar, iluminamos a una cucaracha. Todos, hombres y mujeres, gritamos al unísono. ¡Quedó clara cuál era nuestra procedencia!

Río Kinabatangan, Jungla de Borneo, ©evaespinet

Si te ha gustado el artículo, te encantará “Días de Asia” un relato corto inspirado en éste viaje y en los 6 meses que pasé recorriendo el Sudeste Asiático durante 6 meses y que recibió el Premio Accésit “VI Premio Internacional Relatos Mujeres Viajeras 2014″ y se ha publicado en un libro.

Premio Accésit "Dias de Asia", Mujeres Viajeras. ©evaespinet

Premio Accésit “Dias de Asia”, Mujeres Viajeras. ©evaespinet

 

The following two tabs change content below.
Antropóloga, Periodista y Publicista de formación. Free Lance en Comunicación Corporativa 2.0 (www.evaespinet.es). Especialista en Creación de Contenidos (Publicidad, Prensa, Audiovisual & Redes Sociales). Una apasionada trotamundos, amante de la fotografía, la cultura, el cine y la gastronomía.

Latest posts by Eva Espinet (see all)

Compártelo si te gusta-Share this: